Tel 943 88 30 80

HORMIGÓN ARMADO

El hormigón presenta un comportamiento insuficiente frente a esfuerzos de tracción, flexión y cortante. Para mejorar estas prestaciones, se dispone en su interior una armadura metálica.

Las barras de acero se introducen debidamente calculadas y situadas en las piezas de hormigón, y debido a la adherencia entre ambos materiales, el acero resiste las tracciones y el hormigón las compresiones. Esta adherencia mejora significativamente colocando barras corrugadas (con resaltos transversales), habitualmente denominada “ferralla”.